20.1.17

Podremos salvar el castillo de Ruesta S. XI?

El castillo y el puente del pueblo antiguo y (casi) abandonado de Ruesta, están muy amenazados por los derrumbes, siendo ambos dos elementos emblemáticos que se mantienen del pueblo abandonado cuando se hizo el pantano de Yesa. Si no se actúa de manera urgente ya no tendrá solución —alertó esta semana el alcalde de Urriés, Armando Soria— informando que había solicitado a todas las instituciones aragonesas que trabajen para evitar el expolio y el deterioro que sufre el patrimonio de Ruesta.                   

El castillo (de propiedad particular) fue un enclave defensivo de Aragón en el siglo XI, y además del puente románico, en Ruesta también se encuentra la ermita románica de San Juan, en la que se hallaron pinturas románicas de gran importancia que actualmente se conservan en el Museo Diocesano de Jaca, la ermita de Santiago (s. XI) y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. El resto de las casas del pueblo fueron cedidas al sindicato CGT para su gestión y rehabilitación.

Es un enclave por donde pasa el Camino de Santiago aragonés, desde Mianos. Ruesta quedó deshabitado en la década de los 60 debido a la construcción del pantano de Yesa, obligando a sus habitantes a dejar sus tierras e instalarse en poblaciones cercanas como Artieda y Urriés. “En esta dos últimas semanas se han producido varios derrumbes en el castillo y en el puente que da la salida hacia Undués de Lerda. Probablemente, de aquí a una semana tengamos incluso el Camino de Santiago cortado.                        

Los trabajo conjuntos de la CGT y el Ayuntamiento de Urriés tienen como objetivo “paralizar el desastre cultural y patrimonial que en Ruesta lleva año tras año sucediendo. Cada vez va a ser más difícil mantener lo ya poco que queda. Lo que no se ha hundido se lo han llevado. Piedras, murales, sillares, pilas bautismales….”, denuncia Armando Soria en un texto publicado en internet este pasado miércoles.

El Ayuntamiento de Urriés pretende crear junto con el Gobierno de Aragón y la CGT “un plan urbanístico que marque las normas de futuras actuaciones. También queremos imperiosamente que vuelva a Ruesta-Urriés una pila bautismal que actualmente se encuentra de jardinera en la iglesia de Formigal, deshaciéndose día tras día”, añade.

El Gobierno de Aragón, tiene previsto solicitar en conjunto con la región francesa de Aquitania financiación europea para impulsar el Camino de Santiago a su paso por los dos territorios a través del programa Poctefa, cofinanciado por los fondos Feder de la Unión Europea, según ha anunciado tanto el consejero de Vertebración del Territorio José Luis Soro, y el director general Joaquín Palacín. El presupuesto para el proyecto planteado ascienda a 3.186.000 euros. Sobre todo quien tiene que mover ficha es la Confederación Hidrográfica del Ebro, pero ni siquiera atienden nuestras peticiones para mantener reuniones”, lamenta Soria.

Edificio de Telefónica en calle Puente de Tablas de Zaragoza


Visiones singulares de Aragón: Edificio de Telefónica en calle Puente de Tablas, Barrio Jesús, Zaragoza. Para Manolo Morales Lázaro y José Antonio Díaz, compañeros de infancia y amigos muy queridos. Os tocan Reyes tardanos.
La mejor arquitectura residencial de Zaragoza de los últimos 15 años, varios edificios reconocidos con el Premio García Mercadal o accésits, se concentra en la margen izquierda. En el Barrio Jesús que ahora se ha estirado hasta colindar con el de la Jota en Marqués de la Cadena.
El Actur, edificado paulatinamente pero en la misma época como el Polígono Universidad, sólo se ha renovado en su pastilla central con el emblemático y bello Zaragoza World Trade Center. Interesante semillero de empresas, con Adidas Caspe como buque insignia.

Imagen del proceso constructivo del Puente de Hierro de Zaragoza, cuyo horizonte en la margen izquierda ocupan los bloques de Telefónica
Pero en arquitectura no terciaria, es el eje Azucarera-Paseo Longares la que concentra un sinnúmero de buenos y singulares edificios residenciales. De Castillo, de Olano, de otros grandes de la arquitectura zaragozana.
Pero son edificios sin historia. Condominios por hacer con residentes, salvo excepciones, de una misma generación. Usuarios de Mercadona y Puerto Venecia que no hacen vida en su barrio porque siempre consumen en coche. Nuevos vecinos de la margen izquierda que la habitan y padecen, porque disfrutarla no parece, como si de un Majadahonda o Cuarte al uso se tratara.
Cada comunidad buscando cada solución como en el caso de los rascacielos neoyorkinos, donde el Ayuntamiento no provee nada. Y la seguridad, impulso del agua corriente, depuración…, en un ejemplo inmundo de liberalismo urbanístico, se hace edificio por edificio. Esto puede llegar a pasar aquí porque está pasando sin tanta crudeza.
Así, la iniciativa privada activa, tóxica pero curada, nos está por fin enjaretando en el Barrio Jesús otro edificio singular. Bastante bello en acabados pero demasiado cuadrado y que está ocupando una manzana entera del Paseo de la Ribera a la altura del Balcón de San Lázaro. Nuevos residentes con capacidad adquisitiva, seducidos por la idea de tomarse un cubata en su terraza viendo el Pilar y La Seo enfrente. Y con una comunidad que les ofrecerá servicios para enrocarse de lo que pase en el resto del barrio.

El Paseo de la Ribera, entre los puentes de Piedra y de Hierro, hasta fechas recientes estaba solamente ocupado por los bloques erigidos por Teléfonica para sus trabajadores en Zaragoza –fundamento del popular Barrio Jesús-. Son los edificios de 14 plantas naranjas que preceden en la margen izquierda a la manzana blanca reluciente de la imagen,  proyectada en forma de quilla de barco por Juan Manuel Castillo y ganadora del premio arquitectónico García Mercadal
Ese resto del barrio que alberga solares abandonados con graffitis, calles que necesitan una intervención urbanística pero también social urgentísima (Santiago Lapuente) y una manzana con historia propia en su día también injertada a mallazos: las torres de Telefónica colindantes con el nuevo edificio.
Allí sí que hay vida vivida. Allí donde ha residido siempre mi compañero de curso Manolo Morales viendo pasar los años y a la Zaragoza trabajadora emigrada de los pueblos como nuestros padres, después a sus primeros hijos emancipados a los 18 de los ochentas… Y tras ello, gota a gota, la migración interior zaragozana de esa generación a nuevas zonas de la ciudad como el Actur o Salvador Allende.
Seguida por la ocupación de estos pisos pequeños y de techos bajos tras la muerte de sus envejecidos ocupantes, en régimen de alquiler percibido por esos hijos –mis compañeros-, por los nuevos pobres que han sustituido a nuestros padres: la sufriente emigración latina, magrebí y africana.
Esos encuentros que ha tenido Manolo en el ascensor, los hubieran tenido los padres de José Antonio Díaz de no haberlos destinado Telefónica a otro sitio.
Imagino que a veces habrán estado llenos de tensos silencios y larga paciencia por problemas de convivencia en esas comunidades con ocupantes sin vacunar, de vida difícil, donde todo cuesta porque la fachada no se puede repintar por falta de mayoría. Donde los jubilados han ajardinado de manera poética, sentida y que arranca las lágrimas las gravas que separaban de modo asmático los edificios. Creando un oasis de palmeras, rosas y plantas bajo ellas resitentes al cierzo y nuestro árido clima. Trasladando el sur de Argelia al corazón de Zaragoza que antes era una trasera, ciudad sin río.
Sitios así hay en Madrid, Barcelona, Valencia e incluso Huesca (Barrio Perpetuo Socorro) o hasta Calatayud… Little Rumanía…
Rematado de forma ahora chic el antes inexistente Paseo de la Ribera (oh la la… Le Pastis et le Moulin…) gracias a Belloch –que piensa el personal-,  mi mirada y preferencias personales siempre se detienen ante esta incisión de los que sus nuevos moradores pensarán que es cutrez. Un recuerdo de que en la vida también se pierde. De que Detroit está lleno de basura blanca, no todos los desempleados son inmigrantes. De allí emerge mi nuevo y vigente profeta Eminem.
Pero la coral pero singular vida vivida en esos edificios que ya tienen 60 años, ya da para considerarlos un Macondo y la debería narrar Manolo. Puesto que es él quien tiene la memoria total de lo allí acontecido y sufrido. De las redes tejidas, del sufrimiento humano salpicado de gotas de felicidad que allí se concentra.
En el edificio contiguo no sabrán qué es llegar a ningún fin de mes. Urbanismo planificado sin tener presente el alma de lo antes existente hasta pasar sin mirarlo, hasta que se vuelve gueto.
Cuando miro a fondo estos bloques de frente, con detenimiento, sentado en el solar del antiguo colegio que hubo enfrente –hoy jardín de ribera precioso- siempre pienso en esta letra del músico puertorriqueño criado en el Harlem Este latino en edificios como el que celebramos que os quiero presentar.
Pensando en sus ocupantes y dejándome llevar por la fascinación de la forma de andar ligera, enérgica y rápida de nuestras madres que todavía tienen las maravillosas rosas de estercolero que siguen saliendo de sus vomitorios. 14 plantas por torre dan para mucha flor masculina o femenina. Es una letra de Draco Rosa, excelente poeta y músico, inquietante. Recientemente la ha adoptado Bunbury en dueto:
De los cuarenta colores que yo sé pintar
Eres ese color que no lo puedo ni soñar
Ven aquí, necesito imaginarte   Ay amor, paso el día pintándote
Y qué difícil copiar el aire de tu piel
Pintarte es casi, casi como inventarte
Es hacer de ti una obra de arte
Te estoy buscando   Por las esquinas de la razón

06/01/17 Luis Iribarren

Alimentos de Aragón: Chocolate y Monasterio Piedra


Que tengamos una industria del chocolate y turrón felizmente salvada en Ateca no es casualidad. Existe un bonito cuento en el que Aragón es protagonista.
Pues fue un acompañante de Cortés, Jerónimo de Aguilar, quien mandó el primer cacao a Europa con la forma de molerlo y saborearlo. Y se la mandó al Abad del Monasterio de Piedra. Efectuándose en su refectorio el primer chocolate a la taza de Europa, con cacao, azúcar, vainilla y canela. Es una receta que aúna Islam, América y las especias de Indonesia. Una transformación genial del denominado en la cultura azteca alimento de los dioses.

Claustro del Monasterio de Piedra, ese gran desconocido. Pocas personas que visitan su parque se animan a entrar. En su refectorio de un gótico popular incomparable se tomó el primer chocolate a la taza de Europa.
Hemos descrito ya en otra entrada, la de Puebla de Zaragoza, cómo interviene el cacao en el guiso estrella mexicano, el mole poblano.
Solamente quiero describiros mi enorme emoción al saborearlo en Ciudad de México, en el Café Tacuba de mis entretelas. Establecimiento colonial que tomó como nombre de grupo legendario de rock alternativo de “DeFectuoso”, el DF.
Allí tomé una especie de pozole o caldo de cacao, una sopa especiada de cacao inenarrable y suave con clavo y canela. Aromática y diferente.
Aragón estuvo a punto de perder su tradición chocolatera y turronera en Ateca, en fechas recientes. Existen importantes industrias del sector radicadas en Zaragoza.
 Incomparable salón principal del Café Tacuba, México DF. Visita obligada cuando paséis por nuestro amado país musical soñado por nuestros padres y abuelos.
La entrada merece un acompañamiento poético criollo. La genial poetisa mexicana del s. XVII Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, precioso nombre que no ha pasado a la posteridad sino el de  sor Juana Inés de la Cruz. Con un sentido del ritmo que la dota de una modernidad y sensibilidad sin parangón, la maestra de Octavio Paz y del gran José Alfredo Jiménez:
Dos dudas en que escoger              Tengo, y no se a cual prefiera,
Pues vos sentís que no quiera         Y yo sintiera querer.
Con que si a cualquiera lado           Quiero inclinarme, es forzoso
Quedando el uno gustoso                Que otro quede disgustado.
Terminaremos la entrada con receta de caza desde Benás hasta Ansó, donde se raya chocolate negro para su confección, para disimular la sangre del civet:
Receta: Jabalí con chocolate
Troceamos la carne en cubos, como para cualquier estofado, y la disponemos en un recipiente, preferentemente en una cazuela de barro. Pelamos las manzanas, las troceamos y echamos en la cazuela junto con las zanahorias cortadas en rodajas y la cebolla, pelada y cortada en finas láminas. Añadimos las hierbas aromáticas y el vino, de forma que lo cubra todo. Tapamos la cazuela y dejamos marinar en el frigorífico durante dos días para romper la fibra de la carne.
Se rehoga la carne y se hace el guiso con el acompañamiento adobado a fuego lento, añadiendo una vez que la carne esté casi tierna galletas maría, el pan tostado y varias onzas de chocolate y dejamos que se cocinen en la salsa del guiso a fuego muy suave durante 15 minutos. Se puede acompañar con boletus o incluso rebollones asados recién cogidos.
MARIDAJE: los guisos con salsa requieren de todo el cuerpo y grado que una buena garnacha de altura nos pueda dar. Mi recomendación sería la de un vino de Miedes o Villarroya de la Sierra.

18/01/17 Luis Iribarren
 

Calle Valle de Bujaruelo, con problemas

En la calle Valle de Bujaruelo junto a San Juan de la Peña en el Distrito del Rabal de Zaragoza hay un tramo de acera, largo y estrecho, donde los coches aparcados en batería convierten en imposible el pasar con una silla de ruedas, con un carrito de bebé o incluso andando una persona mayor. En las imágenes lo podemos contemplar.

Los coches aparcan hasta que sus ruedas tocan el bordillo de la acera, con lo que invaden el espacio de los peatones hasta dejar la acera imposible de uso. Pero lo curioso es que la ley no les impide hacer esto, mientras con las ruedas de los coches no invadan la acera. Los vecinos de las casas de esta calle ya han llamado a la policía municipal, y siempre la respuesta es la misma. NO SE PUEDE HACER NADA.

¿De verdad no se puede hacer nada, y dejar una acera imposible de transitar? En la imagen de la izquierda se puede ver el capote de un carrito de bebé, para comparar tamaños. Efectivamente no se pueden poner bolardos para evitar que los coches invadan esta zona aunque parezca la solución más sencilla, pues crearía problemas a los coches. ¿Y ampliar la anchura de la acera?

19.1.17

El ZLC de Zaragoza, 1º de España, 4º de Europa y 17º del mundo

El Zaragoza Logistics Center (ZLC) un Centro de investigación organizado por el Gobierno de Aragón en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts ha sido elegido el MEJOR centro universitario de España especializado en el estudio de la cadena de suministros, y por segundo año consecutivo. Es el cuarto de Europa y el 17 de todo el mundo.

Un Centro Educativo de muy Alta Calidad, que tenemos en Zaragoza y que nos ayuda a todos a poner en valor nuestras formaciones y nuestras economías. Tan solo nos falta que estos alumnos de gran valía sea posible adaptarlos a los mercados laborales y de investigación de Aragón, para que el valor añadido de su formación se quede también entre nosotros.

Turismo en Aragón, no corre…, vuela

El poder de Aragón como referencia de Turismo diferente y sostenible se está viendo en Madrid, en Fitur, con un stand que está causando sensación por su diseño y sus contenidos. Se destaca el trabajo que se está realizando en el turismo sostenible, que ofrece los valores de Aragón en cuanto a diversidad, biosfera, deportes de nieve y de naturaleza, y rutas como el Camino de Santiago.

Se calcula la visita de unos 230.000 visitantes profesionales y más de 300.000 visitantes de público en general en un FITUR que es referencia mundial del turismo, como lo es España, y donde ARagón debe mostrar sus excelencias.

Aragón es naturaleza, y por eso debemos mostrar nuestras riquezas que siempre van acompañadas de un gran servicio y unas excelentes instalaciones para la calma y el remanso del visitante. Pero además el trabajo que se realiza desde Turismo Aragón se está centrando en tomar contactos con todos los implicados del Turismo mundial, para ofrecer e intercambiar ideas, para seguir con los contactos en los próximos meses, pues Aragón debe abrirse al mundo y ser capaz de ofrecer las innumerables posibilidades culturales, artísticas, históricas y de naturaleza que poseemos.

Aventuras de gastronomía junto a las clásicas aventuras de naturaleza, para un sector que en Aragón representa el 8% del PIB y el 10% de nuestros empleos directos. Además de servir para nuestra economía aragoneses sirve como una herramienta imprescindible para vertebrar el territorio de Norte a Sur. El Turismo de Aragón puede ser el vehículo que junte las economías de muchos aragoneses, pero sobre todo trabajos en conjunto por un Aragón más unido en su futuro. Muchas empresas aragonesas dependen directa o indirectamente del Turismo de Aragón como vehículo de crecimiento.

Julio Puente