12.11.17

Hablarán de todas nosotras

Y el sol calcina ya mil y mil lenguas y yo pensaba que nada iba a pasar que no pasara por la situación en Cataluña y los agitados pasos que nos arrastran al precipicio de nuestros egos vanidosos y enfermos. Nada iba  a pasar y yo me colgaba de una nube escondida, donde me resignaba a olvidar tu belleza de tristeza sin arraigo en una vida que me arrebata una y otra vez su imposible verdad.
Pero no, había algo más y en ese instante había presente y futuro. Nosotras estábamos allí, alrededor de una mesa, dispuestas a hablar de literatura, a hablar de nosotras, pequeñas escritoras de mundos sin decoro, pecadoras con la palabra y el verso, desnudas como una nevera vacía y sin alma. Marina Heredia, Ana Alcolea, Olga Bernard, Irene Vallejo, Cristina Grande y yo misma y entre el público mi querida Eva Puyó, hermosa y madre; Sabina y hambrienta. Antón Castro nos presentó y dedicó a cada una de nosotras suaves palabras que navegaban por nuestros océanos de colores y sueños.
Era mañana y era Zaragoza, tan hermosa como siempre, tan escurridiza y digna; era mañana de sábado y en aquella sala del Ayuntamiento dejamos lejos muy lejos la realidad cotidiana de hechos incesantes y rotos y nos detuvimos en esa otra cotidianeidad que se esconde en las páginas de los libros, en el abismo que produce no saber si lo que vas a contar herirá tu alma ya herida, pero eso no importa, porque hay que contarlo, aunque se rasgue un poco más tu camiseta de hielo y  se vuelvan humo todos los delirios.
La belleza en ocasiones hiere y la sensibilidad rompe. En aquella mañana le dije a Cristina: “No me encuentro bien. Me invade la ansiedad”. Ella buscó un caramelo en su bolso, caramelo que nunca encontró, y aunque la ansiedad permaneció ante tanta belleza, jugué con ella y acaricié cada una de las palabras que se esconden tras las tapas de “Hablarán de nosotras”. Para avanzar y no huir. Para permanecer.
Fuera, en la ciudad del cierzo, la vida continuaba ajena y suave, y el universo era cada vez más una burbuja rota, una grieta sin corazón, un grito ajado porque ya nadie busca piedad.
PD. Para ti. Para nosotras.

Ángela Labordeta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...