6.11.17

Zaragoza ciudad de ciudades 03: Torrero-Candem

Una profundización sobre su necesaria potenciación como enclave-canal único en la Península Ibérica.

Dedicado al grandísimo Antonio Angulo Borque, notificado especialmente para que presente alegaciones.

El distrito de Torrero-La Paz, en mi opinión, es el de más carácter, entorno natural, tradición artesana siquiera luctuosa, eficaz y variada hostelería de entre todos los de la ciudad. Por tratarse de las fechas en que nos encontramos, por él empezamos, toca por motivos obvios.

Su acceso peatonal por el Parque Pignatelli, eje Sagasta-Cuéllar con impactos modernistas es el más agradable de Zaragoza. Además, era la ruta tradicional del ocio zaragozano, huyendo de la calor del botxo, en el siglo XIX, en que el Canal era navegable.

Todo eso le confiere al distrito una dignidad, una prestancia, un sabor especial que le convierte en un reducto para el asociacionismo y un distrito generador de ideas. Es autosuficiente en comercio. Sin embargo, no se nota fuera mucho.

Su condición de ciudad colina, la República Independiente de Torrero es la cuarta ciudad de Aragón, su valor como distrito más saludable de Zaragoza, el hecho de que albergue un ramillete de importantes y singulares edificios e infraestructuras –el propio Canal, parado el tiempo para bien y mal, San Fernando el neoclásico, San Antonio de Mussolini –neorománica iglesia singularísima del arquitecto carlista Víctor Eusa- o incluso la Casa de Canal, acompañadas de promociones VPO, las preciosas parcelas sombreadas por pinos e incluso el entorno rehabilitado de la Cárcel, bien merecen una visita y paseo reposado. Pero tras él no se vuelve mucho…

Luego está la suerte y vuestro mérito, Antonio, de que sus límites, el hecho de que esté constreñido espacialmente entre el canal, el actual cinturón, los pinares y el sobrecogedor cementerio, os hayan preservado del urbanismo depredador, de la burbuja inmobiliaria.

Vuestro paisanaje todavía vagabundea cada tarde por los bares en rondas obreras de “after work”, orgullo que se ha preservado como si de la Ciudad Jardín se tratara –pues es una ciudad jardín obrera- y, curioso, por esa singularidad cierta o mucha población joven se ha mantenido o ha ido a vivir, residiendo con orgullo.
Candem Town, Ciudad Canal en Londres bien conocida.
Lo que en la renta media se nota algo, y está por encima en Zaragoza-Este de sus vecinas San José y las Fuentes, vaciadas por la generación baby boom, nini y milenians. Residentes en el Actur e iniciativas de protección oficial, solo quedan jubilados y inmigrantes con dificultades económicas. Torrero todavía tiene rasmia, pitera y sangre joven. Por su singularidad, la población y vecinos de Torrero-La Paz no han entrado en el juego de la deslocalización de la lamentable herencia socialista urbanística en Zaragoza, ilimitada en terreno, laboratorio sociológico como Madrid o Pamplona, sin medidas de restitución para los barrios envejecidos.  

Todo eso está muy bien, pero ahora vayamos con los puntos débiles en mi opinión en el DAFO-Torrero, sometido a las alegaciones obviamente de sus vecinos interesados:

1.- La primera no depende de ellos ni de Zaragoza. Depende de que se reconozca su singularidad como único barrio-canal del Estado. Depende de que se pongan en valor desde el Gobierno de Aragón y del Estado, competente exclusivo, el Canal, la Casa del Canal y su rehabilitación desde un punto de vista social.

Muy bonito ya para pasear, pero no genera todos los inputs para vosotros que debería. En mi opinión distanciada.

No hablo solo de la navegabilidad, hablo de una campaña pendiente a nivel nacional para atraer visitantes a esta magnífica infraestructura, tan “desconocida” como el Moncayo.

2.- La segunda tampoco depende de ellos, sino de Zaragoza ciudad. Las fiestas más disfrutadas popularmente de Barcelona son las de Gracia. Ya potenciadas por el Ayuntamiento, son a mitad de agosto.

Allí hay un proyecto de ciudad, la singularidad del Canal debe ser suficiente para proyectar unos Pilares 2 con sabor más cultural. Si a Gracia se accede por el Passeig de Gràcia y a Torrero por la avenida más bella y coetánea al mismo, resolved la regla de tres…

Torrero en San Antonio organiza unas fiestas con actos preciosos, muy sentidos. Tiene la mejor biblioteca pública de Zaragoza por fondos… Habría que darle una dimensión-Gracia a todo ello, un distrito artístico fuera de la Madalena o el Gancho es posible.

3.- El último sí es un proyecto de Distrito. Candem no era nada hasta los años 90, se generó como mercado de ropa de segunda mano por casualidad, por abandono.
Distrito de Torrero, qué idea semejante al mercadillo de los domingos de la Plaza San Francisco nos proponéis para visitaros cada mes o semana. Que se celebre en el canal. Que nos arroje a vuestros magníficos bares y restaurantes…

Si es muy singular, tendrá un impacto regional y estatal. Es un precioso proyecto por hacer, que seguro que muchos habréis pensado.

Una programación inteligente de Zaragoza ciudad, señor Rivarés, también podría pensarse.

Estas reflexiones me surgieron sentado en el puente del Canal, después de admirar la bellísima escultura Salduie que tanto sentido tiene allí, de donde mana el agua que bebemos en toda la ciudad. Ese pequeño pero poderoso ejemplo no debe ser una gota aislada.

Como no lo fue que los primeros tranvías subieran a vuestro barrio como si de la playa de la Malvarrosa se tratara.
Nos hace falta un barrio-canal a escala Península Ibérica, un barrio-oasis pues la sequía actual hace del napolitano Pignatelli un héroe de no solo un día, que decía Bowie. Y en Torrero tenéis tanto fundamento y buena comunicación como Gracia, La Latina o Candem.

01/11 Luis Iribarren
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...