10.11.17

Zaragoza ciudad de ciudades 05: Las Fuentes-Montemolín

Zaragoza tenía pendiente resolver la conectividad de su orla este y a Belloch se le ocurrió seguir con exposiciones internacionales, presentándose a la denominada popularmente Exponabo.

En aquel momento, ya en 2010 y tras haberse rehabilitado Compromiso de Caspe, se advertían los mismos signos de agotamiento y envejecimiento poblacional, con alto nivel de desempleo entre jóvenes e inmigración, que han llevado a Las  Fuentes al puesto peor en cuanto a renta disponible por persona en Zaragoza.

Cuidado, un distrito o barrio antes próspero, pujante comercialmente en el eje de la calle citada, reforzados sus servicios en Miguel Servet con la magnífica restauración y uso del Matadero en Miguel Servet –pero sin atractivo que convoque a la ciudad sino como equipamiento interno- sale peor retratado que los distritos lumpen de la Zaragoza de los 80: La Jota, Oliver y la Paz, cuyos solares y vacíos urbanos ocupan viviendas de 200.000 euros y clase media. Ello da lugar a nuevos equipamientos, servicios y hostelería.

Ir a las Fuentes sigue siendo un viaje en el tiempo, volver a la Zaragoza del CAI de Rubio y Magee, acercarse en autobuses cuya letra primera es D, ver que no tiene carriles bici, que la ciudad que pasea por las recuperadas orillas del Ebro, no entra a mirar cazadoras de piel, zapatos o comprar un grifo como antaño.

La situación del Parque Torre Ramona es desoladora, con todo su mobiliario detenido en el tiempo, resistiendo tan mal el embate del tiempo como los institutos ochenteros de placas de hormigón prefabricadas.

Hay una ausencia de planeamiento de reforma interior, continuidad con la rehabilitación de viviendas pero, sobre todo, generación de vida en su orla de comunicación con la Z-40 que condena al distrito al aislamiento, como pasaba en otros lugares de Zaragoza pero que felizmente se ha superado, sobre todo en la Margen Izquierda.
Urge repensar Las Fuentes, urge atender sus reivindicaciones vecinales de mantenimiento, pero también buscar una solución de ciudad, convertirlo junto con la Almozara en el barrio centro de todos los proyectos medio-ambientales y de recuperación de la huerta y hortelanos de su entorno que ya se están desarrollando.
También llevar vida a sus muy interesantes y vividas calles origen, tan bien rehabilitadas las viviendas que las conforman, y que a mí me trasladan a Estambul. Profundizar sobre unas políticas semejantes a las del Plan del Casco Histórico que llenen un poco de vida, hagan zona y atractiva –como la Almozara es un barrio Cervino- a cultura y bares en la calle Rusiñol y aledañas.

Según el precioso plano que se acompaña abajo, del año 1729 residenciado en nuestro blog, donde se advierte la condición de ciudad-huerta del distrito y que recuerda la entrañable escultura de las aguadoras en su entrada, preciosa y significativa memoria histórica.
También el conjunto de la ciudad debería reconocer la importancia histórica del colegio-tolva Santo Domingo de Silos, de pollos estudiantes obreros estudiando como ganau intensivo.

Todo difícil, todo postrero… Hay que hacer un llamamiento al Distrito 14 para que ocupe las Fuentes y viceversa. Los puentes no están sirviendo más que para deambular en ida y vuelta por el río, por desgracia.

10/11 Luis Iribarren
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...